¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

El diagnóstico de cáncer de próstata sólo se puede confirmar por medio de una biopsia. En una biopsia, un urólogo (un médico que se especializa en las enfermedades relacionadas con los órganos sexuales y urinarios del hombre, y con los órganos urinarios de la mujer) extrae muestras de tejido usualmente con una aguja. Este procedimiento se lleva a cabo, por lo general, en la oficina del médico y se utiliza anestesia local. Después, un patólogo (un médico que identifica enfermedades al estudiar las muestras de tejido al microscopio) busca células cancerosas.
Se pueden hacer análisis de sangre para saber si el cáncer se ha diseminado. Algunos hombres pueden necesitar también hacerse las siguientes pruebas de imágenes:
  • Exploración ósea: Un médico inyecta una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva en un vaso sanguíneo; de esta forma, la sustancia viaja por el torrente sanguíneo y se acumula en los huesos. Una máquina llamada escáner detecta y mide la radiación. El escáner produce imágenes de los huesos en la pantalla de una computadora o en una película, y esas imágenes pueden mostrar el cáncer que se haya diseminado a los huesos.
  • Tomografía computarizada (TC): Una máquina de rayos X conectada a una computadora toma una serie de imágenes detalladas de las partes internas del cuerpo. Los médicos suelen usar las tomografías computarizadas para ver la pelvis o el abdomen.
  • Resonancia magnética (RM): Un imán potente conectado a una computadora crea imágenes detalladas de zonas internas del cuerpo.

El cáncer de próstata se describe tanto por el grado como por el estadio.
  • El grado describe qué tanto se asemeja el tejido de tumor al tejido glandular normal de la próstata. Basándose en la apariencia microscópica del tejido del tumor, los patólogos pueden describirlo como cáncer de grado bajo, medio o alto. Un método para establecer el grado del cáncer de próstata, llamado el sistema Gleason, usa puntuaciones del 2 al 10. En otro sistema se usa la puntuación de G1 a G4. En ambos sistemas, entre más alta la puntuación, mayor el grado del tumor. Los tumores de grado alto crecen por lo general con más rapidez y tienen una mayor probabilidad de diseminarse que los tumores de grado bajo.
  • El estadio se refiere a la extensión del cáncer. El cáncer temprano de próstata, estadios I y II, es cáncer localizado; es decir, el cáncer no se ha diseminado fuera de la próstata. El cáncer de próstata en estadio III, por lo general denominado enfermedad localmente avanzada, se extiende fuera de la glándula y puede encontrarse en las vesículas seminales. El estadio IV significa que el cáncer se ha diseminado fuera de las vesículas seminales a los ganglios linfáticos o a otros órganos o tejidos.

    Av. Brasil 935. Oficina B. Tel: 332-4009